Constitucionalismo hispanoamericano ¿Un perfecto desconocido?

Nildagaray.org publica un texto inédito referido a la hegemonía de un constitucionalismo oficial que hace que el constitucionalismo hispanoamericano sea un perfecto desconocido en Europa. Así afirma Ricardo Medina en su artículo Mi año sabático donde nos da a conocer un extracto de su investigación realizada durante su año sabático. Encontramos una llamada de atención sobre cómo se va estructurando un derecho constitucional superior que mira con ajenidad aquel construido en el mundo hispanoamericano que es también parte de la historia constitucional española. Medina resalta la discriminación que se puso de manifiesto en la historia constitucional hispana donde el pensamiento peninsular resulta siendo el vencedor.

En Mi año sabático, el profesor Medina nos ilustra sobre la existencia de una institución  desconocida y tal vez, considerada extravagante para el derecho constitucional europeo: la objeción de inexequibilidad. Al igual que sucede con el desconocimiento de esta institución, el autor haciendo una autocrítica del constitucionalismo en el cual se formó, el español, denuncia el alejamiento que existe entre éste con el de allende los mares y cuyos aportes no se han tomado en serio puesto que en este último ya existía una madurez de las instituciones y las construcciones teóricas de un constitucionalismo coherente que, desde su nacimiento, produce constituciones con validez normativa, cosa que el constitucionalismo europeo y particularmente el español solo alcanzan bien entrado el siglo XX.

Es posible que haya cuestionamientos respecto de su alusión a la obra de Fix Zamudio y de otros constitucionalistas hispanoamericanos que según Medina no fueron ni son tomados en serio en el mundo europeo. Lo cierto es que en las Facultades de Derecho de Hispanoamérica, a diferencia de las peninsulares, se  estudia de manera obligada las grandes aportaciones no sólo hispanoamericanas sino también iberoamericanas y es más de toda Europa y obviamente del constitucionalismo yanqui. El mundo universitario latinoamericano por su condición de dominación en que se encuentra es como un mercado abierto donde las ideas de todo el mundo lo invaden para ser consumidas a manera de un mercado global. Lo que no necesariamente sucede en las Facultades de Derecho de Europa. No suele ser un manual de texto regular en pre-grado, por ejemplo, la obra de Fix Zamudio. Y esta situación Medina la destaca cuando señala que la seducción del formalismo jurídico kelseniano procedente de centro Europa sigue vigente en España. A lo que cabe añadir que la influencia kelseniana sigue fuerte en Hispanoamérica, a pesar del esfuerzo del pensamiento propiamente hispanoamericano. La hegemonía de este formalismo jurídico colonizador es latente. Y eso se demuestra en las Constituciones latinoamericanas donde se plasma este dominio. Por ello, consideramos que la crítica de Medina coincide de alguna manera con lo que Sophie Bessis (Occidente y los Otros. Historia de una supremacía. Madrid, Alianza, 2002) reivindica: que la crítica anticolonialista debe estar unida y presente en la construcción de un nuevo conocimiento más integrador, más plural. Se trata pues, de unas reflexiones que invitan a pensar cómo las discriminaciones están presentes en la elaboración del conocimiento.

Puedes leer el articulo aquí: