Conclusiones del V Encuentro de la Red Feminista de Derecho Constitucional

La igualdad real implica la corrección de los defectos de la igualdad en la ley y ante la ley. La sociedad no es un “hecho natural” y por lo tanto, no son naturales las diferencias que de ella resultan, de manera que el principio de igualdad, lejos de preservarse como una simple aceptación, exige precisamente su corrección (Rubio, 1997: 625). En esta tarea de superación de la igualdad jurídica el feminismo viene realizando una serie de contribuciones que están cambiando al derecho, y especialmente, al derecho constitucional. Para la materialización de la igualdad real están trabajando grupos de personas que creen en una sociedad más igualitaria como es la Red Feminista de Derecho Constitucional. Aquí alcanzamos las Conclusiones de su V Encuentro.

El feminismo ha existido siempre en la historia de la humanidad. En el sentido más amplio del término, el feminismo existió siempre que las mujeres, individual o colectivamente, se han quejado de su injusto y  amargo destino bajo el patriarcado  y  han reivindicado una situación diferente, una vida mejor (1)  (De Miguel, 1995: 217). Han pasado muchos siglos y a día de hoy el feminismo constituye una corriente de pensamiento, una  ideología igualitaria que está superando a todas las demás. Es una doctrina social que busca la igualdad de mujeres y hombres frente a una desigualdad producto de la tradición androcéntrica donde todos los “derechos y capacidades” se han asignado injustamente a un solo colectivo: a los hombres, (con algunos defectos aún, la RAE define también el feminismo como una doctrina social). Esta doctrina está entrando en el contenido del derecho haciendo que el derecho constitucional no pueda eludir el perfeccionamiento de lo que es su fundamento indiscutible: el principio de igualdad. Por ello es que se viene trabajando en el desarrollo y eficacia del  concepto de igualdad real o material.

En este sentido, el  feminismo de un mero movimiento social ha pasado a ser un  humanismo, es una teoría de la igualdad, que pretende eliminar las discriminaciones creadas artificialmente en función de la atribución histórica de roles sociales. (Balaguer y Rubiales, 2008). Como movimiento y como teoría es una de las más paradigmáticas  porque su contenido es pacífico. Las sociedades que hoy ensalzan su “civilización”, su desarrollo económico y democrático (y todas los demás que se reivindican como legítimas donde las religiones monoteístas aún las fundamenta) han tenido y tienen un carácter eminentemente violento en sus orígenes. Así, se ha llegado a sublimar la violencia y la muerte de muchas personas so pretexto de hallar el camino hacia la convivencia pacífica. Y es así cómo hasta ahora se viene interpretando la violencia: dentro de una normalidad.

En efecto, desde la antigüedad hasta hoy (desde la perspectiva histórica "universal" occidental), los movimientos que han pretendido influir y dominar las formas de pensar en el mundo han recurrido y recurren a la violencia llevando consigo el elemento de la desigualdad como parte de su discurso y su praxis, por ejemplo, el cristianismo,  las ideas justificadoras del colonialismo, las ideologías que trajeron como resultado la revolución francesa, las guerras de independencia, la abolición de la esclavitud de la población afrodescendiente en USA, las actuales guerras para exportar e imponer la democracia en los países de oriente, etc. Éstos tienen un alto contenido violento y discriminador lo cual no hace más que deslegitimarlos frente al feminismo. A deferencia de estos “hechos y revoluciones históricas” el feminismo cuenta con una base filosófica totalmente pacifista y solidaria de ahí la posibilidad de consolidar sus objetivos y convertirse en una ideología universal  donde las dos mitades de la especie humana convivan en igualdad y es tal vez, el modelo a seguir para la eliminación del resto de discriminaciones como, por ejemplo, la étnica o racial.

En este camino lento y seguro, el feminismo también ha sido y sigue siendo objeto de crítica por parte de quienes no creen en la igualdad ya que implicaría la disminución de sus privilegios. Por ello, desde el derecho, al término feminismo se le está dotando de un sentido para, entre otras muchas cosas, despojarlo de esa carga peyorativa con la que determinadas concepciones sociales pretenden privarlo de valor (Balaguer, 2005: 26.) No hay duda que estamos ante una teoría política y jurídica pues ésta ha modificado y sigue modificando aspectos esenciales de la cultura y de la vida humana. (Amorós, 2007: 442) Y obviamente, está transformando, a pesar de las oposiciones de la minoría privilegiada, al derecho. En este contexto, cabe resaltar la labor de los tribunales constitucionales de los estados sociales, como España, que están enriqueciendo la doctrina constitucional con las aportaciones del feminismo (Por ejemplo en la interpretación sobre soberanía, representación política y derecho de sufragio pasivo, la Sentencia del Tribunal Constitucional 12/2008, de 29 de enero de 2008)

Los avances del feminismo en el derecho y en los diversos ámbitos de la vida, precisamente por su pacifismo y su respeto a los derechos fundamentales, son loables y están poniendo en cuestión muchas situaciones desigualitarias en las sociedades donde se supone que la idea de igualdad está más desarrollada. Es es el caso de la desigualdad en el sistema universitario donde tanto en la distribución del ejercicio de la docencia como en la construcción y difusión del conocimiento perviven prejuicios sociales donde se infravalora a las mujeres. El sistema universitario, desde sus orígenes en la Edad Media, poco ha cambiado en este aspecto, pues el elemento androcéntrico sigue marcando las pautas para definir lo académico, lo científico, manteniéndose la desigualdad de mujeres y hombres. La exclusión de las mujeres en los puestos de responsabilidad en las universidades y en las más altos niveles docentes repercute en las líneas de actuación docente, investigadora y en el contenido de los conocimientos y todo ello trasciende en la vida profesional y en la sociedad en general. Al respecto, la Red Feminista de Derecho Constitucional con el fin seguir avanzando hacia la igualdad real, especialmente en la educación superior, considera necesario integrar el principio de igualdad en las políticas de educación y fomentar la enseñanza sobre el alcance y significado de la igualdad de mujeres y hombres en la enseñanza universitaria para que la formación en cualquier actividad profesional, concretamente en las ciencias jurídicas, contribuya al conocimiento y desarrollo de esta igualdad. Un reto más, para el feminismo y el derecho.

[1]  El feminismo tácita o expresamente se ha manifestado con la no aceptación de las relaciones desiguales de mujeres y hombres. La infravaloración de las mujeres es el resultado de una discriminación histórica por eso es que siempre que las mujeres, y muchos hombres, han criticado esta discriminación el feminismo ha ido desarrollándose.  Al respecto, cabe recordar el debate sobre la obra poética de la peruana María Emilia Cornejo donde podemos encontrar la crítica a estas relaciones desigualitarias. El caso de Cornejo permite constatar cómo en el mundo académico dominado por el machismo se intenta infravalorar la creación intelectual de las mujeres y la crítica que ellas hacen de las relaciones de género que no es otra cosa que el pensamiento feminista. Sobre dicho debate, ver el artículo de Rocío Silva Santisteban sobre la literatura peruana: “Eres poeta de verdad o qué”, Lima, 25 de mayo de 2008, URL: http://kolumnaokupa.blogsome.com/

Puedes leer las Conclusiones del V Encuentro de la Red Feminista de Derecho Constitucional aquí.
 

Bibliografía
Celia Amorós. La gran diferencia y sus pequeñas consecuencias... Para las luchas de las mujeres. Madrid, Cátedra, 2007

María Luisa Balaguer. Mujer y Constitución. La construcción jurídica del género. Madrid, Cátedra, 2005

María Luisa Balaguer y Amparo Rubiales. “La historia nos volverá a dar la razón”, E-leusis.net, 2008

Ana de Miguel. “Feminismos” En Celia Amorós (dir.) 10 palabras clave sobre mujer. Navarra, EVD, 1995

Francisco Rubio Llorente. La forma del poder (Estudios sobre la Constitución). Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1997.