Estudios de género

El Contrato de Dominación. ¿Otra Constitución es posible?

Nilda Garay Montañez

En enero de 2015 las elecciones en Grecia prometían cambios. Syriza se impuso al partido conservador Nueva Democracia que ocupó el segundo lugar. La tercera fuerza política más votada fue el partido neonazi Aurora Dorada. Europa –y el mundo- estaba atento al nuevo quehacer político de Syriza. Sus propuestas generaban incertidumbre al orden establecido por el neoliberalismo que viene afectando al corazón de Europa y esperanza en la población empobrecida. España estaba expectante.

Recurso educativo. Material para la enseñanza: "Cuadro comparativo de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos 1776 y Declaración de Sentimientos de Seneca Falls de 1848 (The Declaration of Independence, 1776 and the ...)"

MATERIAL DE ESTUDIO
Derecho Constitucional

Profesora: Nilda Garay Montañez nilda.garay@ua.es
Universidad de Alicante

Material de estudio: (Material de apoyo para los trabajos prácticos)

CUADRO COMPARATIVO DE LA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS 1776 Y DECLARACIÓN DE SENTIMIENTOS DE SENECA FALLS DE 18481 (THE DECLARATION OF INDEPENDENCE, 1776 AND THE DECLARATION OF SENTIMENTS, SENECA FALLS, 1848)


En este cuadro se recogen determinados párrafos de cada Declaración. La Declaración de 1776 contiene una lista con 25 agravios. La lista de la Declaración de 1848 contiene 16 agravios.

Estados Unidos y la Enmienda de Igualdad

La Constitución de Cádiz de 1812 proclamó la libertad e igualdad para un  determinado grupo de hombres omitiendo a las mujeres. Esta omisión se manifestó, por ejemplo, en la expulsión de las mujeres del Parlamento. Instaladas las Cortes de Cádiz los diputados aprobaron el Reglamento para el Gobierno Interior de las mismas el 26 de noviembre de 1810 que establecía: “No se permitirá a las mujeres la entrada en ninguna de las galerías de la sala de sesiones. Los hombres de todas las clases podrán indistintamente asistir a ellas”. Hechos parecidos hay muchos, entre ellos la expulsión de las sufragistas estadounidenses del Capitolio en 1917, el trato humillante para impedir su acceso al Capitol Building y a las inmediaciones de la Casa Blanca  y el arresto de Alice Paul no obstante estar en vigor las Enmiendas I y VIII que reconocían los derechos de reunión y libertad de expresión y la prohibición de tratos vejatorios. Recientemente en España han ocurrido hechos relacionados con el límite al acceso de las mujeres al Parlamento. Ejemplos de la historia como los citados corroboran que las mujeres aún no son consideradas iguales. Es un problema no resuelto en el constitucionalismo. Vamos a centrarnos brevemente en la realidad estadounidense.
 

La impronta del feminismo en el constitucionalismo. Algunas reflexiones

Nilda Garay Montañez

El avance del feminismo en el pensamiento del siglo XXI es evidente. Entrados en el siglo XXI es ya incuestionable la presencia de la idea igualitaria más innovadora e inquietante. Inquietante por su contenido crítico constructivo. Si bien, se considera que el feminismo se desarrolló en el seno de la Ilustración, existen estudios científicos que el feminismo habría estado presente en sociedades no occidentales (P.e.: Amorós, 2009; Besiss, 2002). La historia de la humanidad lleva la impronta feminista (P. e: Evans, 1980). La historia política, económica y del derecho en general están impregnadas del pensamiento feminista. Actualmente no se puede entender la historia del derecho constitucional si no se analiza el pensamiento de quienes contestaron/completaron las ideas de Locke y Rousseau. Por tanto, tomar en cuenta los planteamientos de Wollstonecraft (Van Gelderen y Skinner, 2005) y Condorcet (Nall, 2010), por ejemplo, son requisitos necesarios para analizar el constitucionalismo actual.

Transiciones políticas y revoluciones "árabes"

Nilda Garay Montañez

Desde la caída de los dictadores en Egipto y Túnez hasta el lento hundimiento del tirano en Libia han corrido ríos de tinta acerca de los procesos constituyentes que estarían marcha en esa zona denominada por Occidente “árabe”, “Oriente Próximo” o “Medio Oriente”, es decir, en la zona No Occidental a la que se mira con miedo y, a la vez, desde el pedestal de la supremacía.

Discriminación y justicia constitucional peruana

Desde su independencia, el Estado peruano se ha sostenido en la ideología liberal y excepcionalmente – por la legítima presión social- ha intentado tímidamente tomar el camino hacia las ideas sociales. Estos meros intentos han sido siempre reprimidos por la injerencia internacional (por la fuerza material e ideológica que ejercen quienes tienen el poder económico en la región americana y en Europa, es decir, los acreedores de la deuda externa nacida desde las guerras independentistas).

La igualdad de mujeres y hombres: algunos aspectos de la Ley Orgánica 3/2007

La igualdad de mujeres y hombres: algunos aspectos de la ley orgánica 3/2007

Autora: Jasone Astola Madariaga

Hasta la STC 12/2008 había dudas sobre la constitucionalidad de la ley orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres. Este trabajo pretende esclarecer la pertinencia y necesidad de una ley de estas características y para ello reflexionaré sobre tres aspectos íntimamente relacionados: la definición del principio democrático y su relación con la reformulación del sujeto constitucional y el sentido del mainstreaming en este contexto.

Las mujeres no estábamos presentes en el Estado y parece hacerse evidente que no se debe a actuaciones individuales, propias de la autonomía de la voluntad sino a una mala formulación en inicio del principio democrático que no se ha corregido en estos últimos siglos[1].

Ciudadanía y Sociedad Civil: Avanzar en la igualdad desde la política

Autora: Ana Rubio Castro


1. INTRODUCCIÓN

            La memoria no equivale a la simple acumulación de datos o hechos. Desarrollar, valorar y analizar el legado recibido es otorgar sentido a la realidad presente y poder construir estrategias teóricas y prácticas que superen los errores del pasado. Hablar hoy de igualdad desde el feminismo exige un breve análisis crítico sobre los antecedentes históricos, así como realizar una  reflexión sobre las peculiaridades de la realidad actual y los cambios que se vislumbran.

Lee el comentario de LaGuachimana sobre este artículo aquí: 

La normalidad como meta

Autora: M.ª del Mar Esquembre

Una colega de la UNED me contaba el pasado lunes que al día siguiente no la podría localizar en el teléfono de su despacho porque celebraban un homenaje a las rectoras de las universidades públicas españolas. Pues será corto, pensé, porque de las 48 universidades públicas sólo 3 tienen actualmente rectoras; pobre balance si tenemos en cuenta que el acceso a la educación superior se autoriza en España definitivamente a las mujeres en 1910. Pero no. Las homenajeadas fueron 10, el número total de mujeres que han llegado a ser rectoras en el sistema público de universidades hasta hoy. La primera rectora (en 1982, de la UNED, por más señas) fue Elisa Pérez Vera, actual magistrada del Tribunal Constitucional. Curiosamente llegó a ser la máxima autoridad debido a una exclusión por ser mujer, pues la carrera diplomática, que era su deseo, estaba vedada a las mujeres. Lo mismo le pasó a Rosa Virós, ex rectora de la Pompeu Fabra, que tuvo que renunciar a la judicatura, profesión reservada a los varones en España hasta 1966, por haber nacido mujer. Eso la decidió a dedicarse a la Universidad, aunque a punto estuvo de no ser catedrática porque un miembro del tribunal de la cátedra a la que optaba le dijo que a los 50 años ya era demasiado mayor y que no le hacía falta ser catedrática porque ya lo era su marido. Otras, a las que me consta les han hecho comentarios similares, no han tenido esa suerte.

Lee el comentario de LaGuachimana sobre este artículo aquí: 

Familia patriarcal y machismo asesino

Autor: Bonifacio de la Cuadra

A la memoria de mi querida y admirada Marisa

No existe una relación inmediata de causa/efecto, pero sí puede afirmarse que la estructura de valores de la familia patriarcal constituye un caldo de cultivo, un terreno abonado, un ambiente propicio para el machismo asesino. De ahí que el gravísimo problema de la violencia de género deba atacarse desde su raíz: el tradicional poderío del varón en todos los ámbitos de la sociedad, y muy particularmente en el hogar familiar.

Es curioso cómo muchas mujeres describen los avances igualitaristas de los hombres -esposos, novios, hijos, padres- en la casa común con expresiones como que el hombre "ayuda" o "colabora" en las faenas domésticas, desde el convencimiento de que el trabajo doméstico es, básicamente, obligación de la mujer -esposa, novia, hija, madre-. Una trabajadora, dentro y fuera de casa, ironizaba hace unas semanas, en televisión: "Mi marido y yo tenemos el trabajo repartido; él deshace la cama y yo la hago, él come y yo hago la comida".

Lee el comentario de LaGuachimana sobre este artículo aquí: 
Distribuir contenido