España

Corrupción, impunidad y responsabilidad política: Vindicación de derechos de las víctimas

Autora: Nilda Garay

El abuso del poder para el beneficio de intereses privados de quien o quienes tienen el poder político deteriora los regímenes democráticos. Es la corrupción política. Hay unanimidad al sostener que en esta problemática confluyen lo público y lo privado lo cual genera el debilitamiento del estado de derecho y la legitimidad del sistema menos malo: la democracia. Pero, ¿no será que lo privado invade a lo público o que el ámbito público ha sido creado a imagen y semejanza del privado y por esa creación defectuosa no se puede considerar en el control de la corrupción a todos sus elementos? Los componentes de esta corrupción no sólo son los agentes nacionales e internacionales que participan activamente en ella sino también el conjunto de personas que ven burlado su poder (la fuente y origen del poder es el pueblo) mediante la mal utilización del mismo por parte de sus representantes políticos. Trataremos aquí muy brevemente acerca de la necesidad de una visión autocrítica sobre este fenómeno en las democracias y cómo en la construcción del contrato social y en los estados de derecho se ha olvidado proteger a las víctimas de la corrupción política. En suma, se trata de hacer algunas críticas tendientes a pensar sobre la reinvención de un derecho que sólo protege a la persona individual (individuo) propietaria más no del conjunto de la ciudadanía entendido éste como un colectivo.

Corrupción inmobiliaria y corrupción política. Siete axiomas sobre el golpe de Estado “constructivo”

Autor: Manuel Alcaraz

1.- La actitud de muchos políticos valencianos, sobre todo del PP, pero no sólo del PP, es muy constructiva, pero moralmente muy poco edificante.

2.- Para muchos constructores su primera actividad consiste en construir una mayoría municipal acorde con sus intereses.

3.- En algún momento del pasado florecieron los caciques: hombres que por su poder económico e influencia determinaban mayorías y, sobre todo, contaban con la capacidad de extorsionar a los posibles poderes democráticos. Vuelve la figura: el nuevo cacique dispone de dos recursos básicos para la extorsión: la necesidad de empleo y de vivienda. Su séquito, al igual que en el pasado, se compone de técnicos, abogados y periodistas. Eso sí: han perdido la afición a la hípica en favor de la náutica. Quizá sea un ejemplo de la “modernidad líquida” de la que hablan los sociólogos.

Mi año sabático

Autor: Ricardo Medina

Hace un año aproximadamente, mi colega el profesor José Asensi celebraba el comienzo de mi año sabático en las páginas del diario Información de Alicante, el mismo que se ha negado a publicar este artículo, por razones que ignoro pero sospecho que tienen que ver con mi no pertenencia al grupo de articulistas ideológicamente afines al diario. No obstante, semejante publicidad y el imperativo judeocristiano de justificarse ante los demás, me obliga hoy a explicar, aunque sea ante otros lectores, lo hecho durante ese período.

Lee el comentario de LaGuachimana sobre este artículo aquí: 
Distribuir contenido