Derecho

La Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, de la Gran Sala, "D. H. y otros contra la República de Chequia", de 13 de noviembre de 2007

Autor: Fernando Rey Martínez

La Sentencia en examen marca un hito en la protección de las minorías raciales por parte del Tribunal de Estrasburgo. Esta institución se toma en serio por primera vez con carácter general la prohibición de discriminación racial (art. 14 Convenio Europeo de Derechos Humanos) revocando la Sentencia de Sala del mismo Tribunal, de fecha 7 de febrero de 2.006, que he tenido ocasión de comentar críticamente en diversos lugares (1). En su voto discrepante, el Juez español J. Borrego compara esta Sentencia con un “coche de Fórmula 1”, que se distancia con rapidez de la jurisprudencia anterior del Tribunal. Él juzga esta “arrancada” de modo negativo, pero personalmente creo todo lo contrario: el Tribunal Europeo de Derechos Humanos incorpora por primera vez en el ámbito de la discriminación racial (ya lo había hecho antes en relación con la discriminación sexual) las categorías del Derecho Antidiscriminatorio que usualmente utilizan tanto el Derecho de la Unión Europea (al que cita en apoyo expresamente en el texto) como en el Derecho norteamericano, del que procede, por ejemplo, el concepto de “discriminación indirecta” que es clave en el asunto resuelto.

Género y ciudadanía, mujeres y Constitución

Autora: M.ª del Mar Esquembre

 

“¿el contrato constitutivo que se invoca como legitimación del orden moderno puede ser extendido a nuevos contratantes, o bien el irrumpir en escena de estos nuevos participantes impone pensar en un contrato radicalmente diverso?” *

Abordar el concepto de ciudadanía desde la perspectiva constitucional significa no sólo su consideración desde la vertiente política sino también desde el Derecho, desde la perspectiva jurídica, porque el Derecho sirve para perpetuar situaciones de poder, pero también para transformar la sociedad. El Derecho, además del principal instrumento de ordenación social conocido, es “un sistema configurador de formas de vida y de relación” o, lo que es lo mismo, “creador de modelos, de principios y de valores” (1), y la Constitución, como norma suprema, aparece como máximo exponente de ello. Si el Derecho, y, por tanto, la Constitución, regula las relaciones sociales, ello incluye las relaciones entre los sexos. Y, en este plano, el discurso jurídico (también el jurídico-político o constitucional) ha reflejado (cuando lo ha hecho) históricamente la idea de complementariedad de los sexos más que la de igualdad de éstos (2), única forma de “legitimar una subordinación en un mundo regulado ideológicamente por la igualdad” (3).

Lee el comentario de LaGuachimana sobre este artículo aquí: 

Crónicas del otro lado

Autor: José Asensi

Como un efecto indirecto de la globalización, cuestiones que antaño tenían un ámbito de discusión estrictamente nacional, son objeto ahora de debate abierto y generalizado en cualquier lugar del mundo. En Lima, por ejemplo, donde se está celebrando estos días un coloquio internacional sobre un tema aparentemente críptico, «Las relaciones entre el Parlamento y el Tribunal Constitucional», los especialistas que aquí han acudido, de Europa y de Latinoamérica, están perfectamente al tanto de lo que ocurre más allá de sus propias fronteras. Las noticias y los problemas saltan de un sitio a otro a la velocidad de la luz.

Lee el comentario de LaGuachimana sobre este artículo aquí: 

Nuevas tecnologías: "nueva revolución" sin las mujeres

Autora: Nilda Garay

Internet es el referente clásico de las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Mientras el mundo desarrollado disfruta de estas formas novedosas de comunicación, para los países pobres son todavía una aspiración. No obstante esta brecha digital, las TIC se imponen como una necesidad básica pues pretenden convertirse en una herramienta de comunicación con “vocación universal”. En el debate intelectual es una premisa común y aceptada que la introducción de la tecnología informática está cambiando la humanidad estableciendo una cultura tecnológica con importantes repercusiones. ¿Y es esto así?.

Notas sobre la defectuosa Ley peruana de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres

Autora: Nilda Garay

Desde 2001 en el Parlamento peruano se había debatido sobre la igualdad de mujeres y hombres. En los Proyectos de Ley y en los dictámenes se reflejaron una serie de confusiones dado el escaso conocimiento sobre la materia. Tras un periodo largo de debates, el 15 de marzo de 2007 se promulgó la Ley n.º 28983 de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres (en adelante LIO). Los defectos en los contenidos de sus Proyectos de Ley podrían haberse salvado durante los debates en el Pleno del Parlamento. Sin embargo, en el texto de la citada Ley, se pone de manifiesto una vez más que en temas sociales y específicamente sobre el desarrollo del derecho a la igualdad, la clase política peruana sigue repitiendo el comportamiento tradicional, sustentado ahora, en la ideología neoliberal, que ignora las graves situaciones de desigualdad en que vive la sociedad peruana y que en ella perviven aún dos tipos de discriminación, de las más odiosas de la humanidad: la discriminación racial y la discriminación por sexo, siendo las mujeres el colectivo más desfavorecido por estas discriminaciones. Nos vamos a centrar en la discriminación por sexo sobre la base de un breve análisis de la LIO.

Lenguaje no sexista: Médica y enfermera en Médicos sin Fronteras

Autora: Nilda Garay

El pasado 26 de diciembre de 2007 fueron secuestradas dos cooperantes de Médicos Sin Fronteras. Este grave hecho que afectó a estas dos mujeres profesionales ha mostrado además del daño irreparable que ocasiona el secuestro, el daño moral que ocasiona la desigualdad al colectivo al que ellas pertenecen, las mujeres. En efecto, este suceso ha mostrado una de las caras más desigualitarias de los títulos académicos y del ejercicio de las profesiones: el lenguaje sexista que domina sus contenidos. Los estudios y la preparación académica de esta mujeres han permitido reflejar el lenguaje sexista que invade a la cultura occidental. La cooperante española Mercedes García hizo la carrera de medicina y ahora es médica. La cooperante de nacionalidad argentina Pilar Bauza es enfermera. Ambas mujeres se dedican a dos de las muchas profesiones donde los cánones tradicionalmente masculinos han influido en su valoración, prestigio y reconocimiento social. Por los roles de género, aún se considera "normal" que la medicina, carrera universitaria de más valor académico que la de enfermería, la realicen los hombres y esta última sea "preferida" por las mujeres. Al respecto, es interesante el informe de Ameco Press donde muestra con datos estadísticos oficiales cómo las carreras universitarias sanitarias están feminizadas pero de manera distinta ya que están sustentadas en la desigualdad de mujeres y hombres.

Distribuir contenido